Diferencias entre control de plagas y fumigación

Diferencias entre control de plagas y fumigación

Diferencias entre control de plagas y fumigación. Si ya tomaste la decisión de deshacerte por completo de la insoportable presencia de seres antihigiénicos y repulsivos, a los que llamamos “plagas”, probablemente te preguntes qué servicios debes contratar. En el momento en que entres a internet y busques compañías en tu pueblo o ciudad que se encarguen de erradicar la presencia de dichos animales, posiblemente te encuentres dos opciones; la fumigación y el control de plagas.

En un principio va a parecer que es una decisión absurda, porque lo normal es creer que son sinónimos y que los procedimientos son exactamente los mismos. Después de todo, tú lo único que deseas es no tener que ver cucarachas, ratones y demás, paseando a lo largo y ancho de tu propio hogar.

Pero aunque no lo creas, las diferencias entre ambos conceptos son bastante grandes y están muy bien definidas. Si bien es cierto que también se dan numerosas similitudes, la alternativa que escojas puede ser determinante y realmente dependerá del tipo de problema que te aqueje particularmente.

La fumigación es un método considerablemente invasivo que tiene como objetivo eliminar por completo (en la medida de lo posible) la población total de los seres que estorban en tu hogar. Los productos que se usan acá pueden ser bastante potentes y en ocasiones no se toman en cuenta algunas variables.

El control de plagas Persigue el poder mantener a raya la reproducción de dichos insectos o animales que habitan en tu hogar, además de evidentemente acabar con ellos. Acá se suelen utilizar otras técnicas e inclusive productos diferentes. Los técnicos encargados de hacer la inspección determinarán qué ruta seguir y por qué estrategias guiarse. En ocasiones no solamente se hace desinfección, sino que también se incluyen otros procesos en el servicio.

También te puede interesar:  En qué consiste el control biológico de plagas

Como puedes ver, diferencias hay muchas. Algunos expertos en la materia indican que el factor de peligrosidad es uno de los aspectos que traza una línea entre una cosa y otra. Como ya mencionamos, la fumigación puede llegar a ser invasiva por los químicos que se utilizan y es una medida drástica para un problema bien delimitado e igual de drástico. Pero el control de plagas es un concepto un poco más completo, que además puede llegar a ser mucho más “amigable” para tu integridad física y la de tu familia.

¿Entonces qué empresa debo contratar? Como ya mencionamos, depende de tus necesidades y a veces de la gravedad del asunto. Toma en cuenta que hay ocasiones en los que las propias fumigaciones pueden tener efectos negativos. Por lo tanto, en un principio la recomendación sería optar por el control de plagas si tu situación todavía no ha llegado a extremos indeseados. Además, este último es un poco más viable y factible.

Sin embargo, como es lógico pensar, recomendamos consultar tu problema directamente con expertos, pues cada caso varía y no todos los hogares son iguales o cumplen con las mismas condiciones. De todas formas, hay que hacer un estudio y seguimiento para evitar que haya reaparición de las plagas más adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *