Tipos de fumigación que existen en la actualidad

Tipos de fumigación Según el material a usar

Las fumigaciones son aplicaciones que realizan expertos, con la finalidad de erradicar algún tipo de plaga que puede existir en nuestro hogar, oficina o empresa. Las plagas sin duda que aparecen en el momento menos esperado, sobre todo si no hemos hecho ningún tipo de prevención, seguro que apenas notemos esta presencia se nos hace imprescindible realizar algún tipo de fumigación.

Existen varios tipos de fumigación, sobre todo porque no solamente se usan para erradicar algún tipo de plagas, sino para también prevenir que las mismas aparezcan.

A continuación presentamos los tipos de fumigación más comunes que existen hoy en día, sobre todo para atender las necesidades del hogar y la oficina.

Fumigación con gas

Este tipo de fumigación es especial para combatir los insectos, nebulizando las zonas que están afectadas. Su intención es poder llegar a cualquier parte donde se encuentre el referido insecto, además que se va a topar con el veneno en la medida que vuela.

Hay que estar muy seguro del producto que se va a utilizar en este tipo de fumigación, sobre todo verificar si en la casa no existen personas que sean alérgicas.  Si este es el método escogido recomendamos colocar a los niños y ancianos en casa de algún vecino, para evitar cualquier inconveniente.

Fumigación con gel

Esta es una fumigación bastante efectiva y moderna, se trata de un poderoso producto que se  coloca sobre todo en equipos electrónicos y se usa para la erradicación de insectos. Su finalidad es poder permanecer durante más tiempo en este tipo de aparatos, además que su uso es muy conveniente, porque dentro de un  televisor o computadora no podemos colocar una fumigación con polvo, ni en líquido.

También te puede interesar:  ¿Qué hacer si tengo un perro intoxicado por fumigación?

Fumigación con polvo

Esta es una de las comunes que existe y quizás las que más se ha visto por allí, la misma tiene la idea de aplicarse en lugares que sean poco visibles y con mínima humedad, se aplica  tanto en rincones de las casas como en oficinas.

Este polvo no es tan liviano por lo tanto se adhiere fácilmente a los espacios donde se coloca y evita que se esparza por todos lados.

Fumigación con líquido

Este sistema es necesario para poder llegar a sitios que son de poca penetración, como ranuras, grietas, entre otros. Su aplicación se realiza con un rociador, lo cual permite que tenga suficiente presión y llegue un poco más lejos. Su uso la mayoría de las veces va orientado hacia los insectos.

Fumigación con aire caliente

Su efectividad quizás no es tan amplia como la aplicación de químicos, pero es muy particular porque no contiene ningún tipo de veneno, además que puede ser aplicado sin que las personas tengan que salir del hogar o recinto.

Es importante que quien realice este tipo de fumigación tenga alguna experiencia o formación profesional, para que no ponga en riesgo su salud, ni la de los demás. Por otro lado debemos aclarar que la fumigación no debe ser un capricho del afectado, la empresa especializada debe hacer inicialmente un diagnóstico, con la finalidad de recomendar cuales son los protocolos a seguir y si se amerita el utilizar este tipo de fumigaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *