Plagas del tomate

como combatir las plagas del tomate

Las plagas del tomate. Algunos jardineros prácticamente se desviven por lograr la planta de tomate perfecta. Aunque hay perfección en la naturaleza, el hecho es que nuestros tomates cultivados rara vez logran este noble objetivo. Cualquier tipo de plaga de insectos de plantas de tomate acechan a la vuelta de la esquina listo para echar a perder tus preciadas plantas. Incluso si el daño de los insectos de tomate es poco severo, las plagas en sí mismas a menudo son vectores de la enfermedad. Por lo tanto, es imperativo que reconozcas el daño producido por las plagas y enfermedades del tomate y aprendas sobre el tratamiento de plagas del tomate.

¿Cuáles son las plagas del tomate?

Las principales plagas del tomate son:

  • Araña Roja. (Tetranychus urticae (Koch). Es un ácaro que establece sus colonias en la cara inferior de las hojas maduras formando telarañas, donde viven y se protegen. Cuando infectan las hojas aparecen puntos o zonas amarillas y la planta comienza a reducir su crecimiento hasta morir si no es tratada a tiempo.
  • Heliothis. (Helicoverpa armígera Hbs). Es un tipo de polilla que deposita sus huevos en los brotes jóvenes, cerca las hojas, flores, frutos o yemas. Son fácilmente reconocibles por los agujeros que se presentan en las hierbas tiernas y en los frutos, los cuales cuando son infectados maduran muy rápido y caen antes de tiempo.
  • Minador. (Liriomyza spp.). Son larvas de insectos que viven en el interior del tejido de las hojas formando galerías, las cuales son más visibles por el haz de las hojas. Tienen la capacidad de reducir la fotosíntesis provocando la deshidratación y la caída prematura de las hojas.
  • Mosca Blanca. (Bemisia tabaci (Gennadius), Trialeurodes vaporariorum (westwood)). Son insectos que generalmente se alimentan del envés de las hojas. Evoluciona a partir de tres etapas: huevo, ninfa y adulto. La especie T. vaporariorum es un poco más grande y con las alas más extendidas que la especie B. tabaci, esta se encuentra en zonas tropicales y semitropicales; mientras que T. vaporariorum es de clima templado. Cuando ataca las hojas aparecen manchas amarillentas, que luego se marchitan y terminan por caer. Y en los frutos provoca una irregular maduración.
  • Nematodos. (Meloidogyne incognita Kofoid & White, Meloidogyne arenaria Neal y M. Javanica Treub. Son gusanos que habitan en las raíces de la planta, donde las hembras depositan sus huevos que se convertirán en larvas y posteriormente en adultos. El suelo húmedo favorece su aparición. Una vez que se aloja en los tejidos no se mueven de ahí. Se reconocen fácilmente por los típicos nódulos o engrosamientos en las raíces, que provocan la obstrucción de vasos impidiendo la absorción por las raíces, lo cual termina por atrofiar el desarrollo de la planta.
  • Polilla del tomate. (Tuta absoluta Meyrick). Es una variedad del gusano minador. Ataca en cualquier etapa del desarrollo del tomate. Las larvas penetran en los frutos, en las hojas o en los tallos de los que se alimentan, creando perforaciones y galerías (minas), las cuales afectan el desarrollo de la planta. Igualmente, los frutos pueden ser atacados desde su formación.
  • Trips. Son pequeños insectos que tienen una coloración que varía del marrón oscuro al amarillo claro. Saltan, vuelan y se desplazan con gran agilidad de un lugar a otro. Suelen buscar las partes blandas del tallo y los pétalos para depositar sus huevos. Se reconoce su presencia cuando los frutos adquieren un tono amarillento. Además, algunas especies afectan las polinizaciones, porque se alimentan del polen de las flores.
También te puede interesar:  Enfermedades de los frutales

¿Cómo combatir plagas en las plantas de tomate?

Existen productos caseros que pueden funcionar como potentes repelentes para evitar que tu huerto se llene de bichos, y así no tendrás la necesidad de usar productos químicos. Aquí te mencionamos algunos de ellos:

  1. Ajo. Su principio activo la alicina (que le da su olor característico), junto con la alina; sirven como un eficaz repelente contra todo tipo insectos.
  2. Tomate. Sus hojas son ricas en alcaloides, un excelente repelente para pulgones, gusanos y orugas.
  3. Cáscara de huevo. Tienen un doble beneficio, se pueden utilizar como fertilizante o como repelente, en trozos o triturado.
  4. Culantro (también conocido como cilantro). Los aceites esenciales que contiene hacen de ella un eficaz fungicida para combatir ácaros.
  5. Aceite vegetal. Como insecticida reduce el consumo de oxígeno en insectos provocando la muerte por sofocación. Es útil para el control de minadores, mosquita blanca, ácaros y trips.
  6. Caléndula o albahaca. Es utilizada desde hace tiempo para repeler los mosquitos, debido al olor penetrante que desprende la planta.
  7. Leche de vaca. La presencia de aminoácidos, sales y el ácido láctico, la convierten en un potente fungicida que evita la propagación de hongos.
  8. Ortiga. Es rica en micronutrientes y hormonas, que usado como extracto es un poderoso insecticida para combatir pulgones, larvas y ácaros.

¿Cuáles son las ventajas de los insecticidas caseros?

No contaminan el ambiente, pues se fabrican con sustancias de baja o nula toxicidad. No producen daños severos al follaje. Utilizan ingredientes que se encuentran fácilmente a la mano, por lo que son más económicos. Su rápida degradación disminuye el riesgo de residuos en los alimentos.

¿Cómo hacer insecticida casero para combatir las plagas del tomate?

Un preparado casero muy efectivo es el que consigue siguiendo estos pasos: Llena dos tazas con hojas de tomate picado y agrega agua. Deja reposar al menos una noche y diluye la mezcla en dos vasos de agua. ¡Listo! Puedes usar un rociador para aplicar el preparado.

¿Cómo combatir la araña roja en el tomate?

Para este tipo de plaga que es muy difícil de erradicar podemos utilizar diferentes materias activas y de varias formas:

  1. Aceites (de menta, de naranja, de ajo, de orégano o cítrico), azufre y acaricidas específicos de la araña roja. Los aceites son preparados que, normalmente, combinan el agente principal con jabón líquido y agua. Por ejemplo, el aceite de naranja lleva dicho cítrico, además de dos tazas de agua hirviendo y unas gotas de jabón líquido.
  2. Tratar los primeros focos para evitar que la plaga se escampe.
  3. Hacer una buena aplicación para llegar a mojar todas las hojas (por el haz y el envés), frutos y tallo.

¿Cómo eliminar la plaga de minadores?

Los minadores son insectos que actúan muy rápido y en poco tiempo pueden matar la planta. Por ello, una de las formas de controlar este problema es cortar las hojas afectadas, pero nunca debes tirarlas al suelo ni usarlas para hacer compost, pues la larva sigue alimentándose de esa hoja.

Otro método muy efectivo es aplicar Aceite de Neem mediante el riego, siendo la dosis de 3 a 5 ml por litro dependiendo de la gravedad del ataque de la mosca minadora. El aceite de Neem se extrae de las semillas de este árbol, oriundo de la India. Contiene derivados que afectan a los insectos, puesto que sus moléculas son semejantes a las ecdisomas de los insectos. Las ecdisomas son hormonas que controlan los procesos de metamorfosis de ciertos insectos.

También te puede interesar:  Plagas que afectan a la Papaya

¿Cómo fumigar los tomates naturalmente?

Los funguicidas caseros son aquellas plantas o aceites que generalmente los tienes a mano. Además, debes contar con envases para el cocimiento (ollas, tarros o similares), espátulas de madera para revolver las infusiones, coladores y una fuente de calor como mecheros o cocina. Y, por supuesto pulverizadores con un recipiente para depositar el fungicida.

En el caso del tomate, la mayoría de los hongos atacan las hojas de la planta de tomate, provocando defoliación. Algunos hongos también pueden atacar otras partes de la planta, como: tallo, flor, peciolo, raíz, fruto. Para combatir ciertos tipos hongos (como el Tizón Temprano o el Moho Gris), puedes usar sulfato de cobre, infusión o extracto de ajo, leche, capuchina, ortigas o jabón potásico. La mejor forma de prevenir el ataque por hongos es evitar daños como cortes, también recuerda dejar espacio entre cada planta para que haya ventilación y quitar las partes afectadas que veamos enseguida.

¿Cómo tratar los hongos en tomates?

Para lograr un control eficiente son necesarias varias medidas en forma simultánea:

  1. Eliminar los restos del cultivo ya que el hongo queda vivo en las plantas secas infectadas por más de un año.
  2. Fertilización periódica, porque los ataques más severos se presentan en plantas débiles y
  3. Distanciamiento adecuado entre plantas para disminuir la humedad relativa.

Un fungicida eficaz para combatir esta enfermedad son aquellos que tienen como base el vinagre. Para ello, debes diluir 3 o 4 cucharadas de vinagre aproximadamente en 4 L de agua y rociar esta mezcla en las plantas de tomate. Hazlo a diario, cuando no le dé el sol de lleno a la planta, hasta que veas que desaparecen los hongos van desapareciendo, repitiendo la aplicación.

¿Cómo eliminar los trips del tomate?

Los trips son pequeños insectos (generalmente tienen un tamaño inferior a un milímetro) que se alimentan principalmente de la hojas, dejándolas con cicatrices que deforman su desarrollo. Por ello, es necesario realizar una vigilancia constante para detectar su aparición y, si esta se produce entonces es necesario fumigar con un insecticida de contacto, cubriendo las plantas de los alrededores. Envolver la planta en un saco o bolsa, cerrar la bolsa y arrancar la planta. Con eso te aseguras que si quedaron trips vivos, estos no salgan. También debes realizar otra fumigación al suelo y en plantas de los alrededores.

¿Cuándo aplicar sulfato de cobre a los tomates?

El sulfato de cobre, actúa sobre los hongos en su etapa inicial, evitando la producción de esporas. Por esta razón, es un fungicida preventivo.

Debes aplicar el sulfato de cobre cuando observes manchas grises, como si hubieran quemado las hojas de la planta.

Es fácil de usar, normalmente se aplica cada 7-15 días y preferentemente entre las 11:00 y las 18:00 horas. Recuerda que el cobre NO es ecológico. Es muy bueno como fungicida y bactericida, pero es tóxico, y el plazo de seguridad es de mínimo 15 días, así que no es muy recomendable utilizarlo cuando ya se ha empezado a cosechar los tomates, puesto que no sería seguro comértelos.

¿Cómo afecta la mosca blanca al tomate?

La mosca blanca es un insecto que succiona la savia de las hojas jóvenes del tomate, es una de las plagas del tomate más persistentes, provocando que adquieran una tonalidad amarilla y, a veces, la caída de las hojas. También segrega una especie de melaza que dificulta el crecimiento de la planta porque interfiere en la fotosíntesis y provoca un menor vigor y, por tanto, una peor calidad en los frutos.

También te puede interesar:  Principales plagas y enfermedades de la papa

¿Qué es el mildiu del tomate?

El mildiu es un tipo de hongo que afecta a multitud de cultivos, producida por hongos Oomycetos de la familia Peronosporaceae. En el caso del tomate está producido por el patógeno Phytophthora infestans y afecta a cualquier fase del cultivo.

Aparece cuando existe una alta humedad (mayor de 90%) y temperaturas que oscilan entre 10-25º C. Cuando se dan estas condiciones, en las hojas aparecen manchas irregulares de aspecto aceitoso al principio que rápidamente se marchitan y se expanden por casi todo el foliolo. En el tallo, aparecen manchas pardas que se van agrandando y que suelen circundarlo. Y en los frutos inmaduros se presentan grandes manchas pardas y contorno irregular. Las infecciones suelen producirse a partir del cáliz, por lo que los síntomas cubren la mitad superior del fruto.

¿Qué es el Fusarium del tomate?

Es un hongo del suelo que sobrevive en restos de cultivo. Posee una gran resistencia que le permite perdurar en el suelo aproximadamente unos seis años. Es favorecido por temperaturas cálidas (20ºC) asociada a alta humedad. Penetra en la planta a nivel del suelo ya sea por el tallo o raíces superficiales, luego por los haces vasculares es trasladado a toda la planta.

La presencia del hongo es detectada por el tono amarillento en las hojas básales, que posteriormente se marchitan pero permanecen adheridas a la planta. Esta sintomatología va progresando hacía la parte superior de la planta a veces sólo toma un sector de la misma. Cuando se corta el tallo se observa el sistema vascular de color marrón.

¿Cómo tratar el Fusarium en cultivo de tomate?

Manejo de la enfermedad: Luego que el hongo penetra al tejido vegetal, no existe control químico efectivo para esta enfermedad. La utilización de variedades resistentes es la medida más adecuada para el manejo de Fusarium oxysporum f. sp lycopersici. Otra forma es injertar patrones resistentes cuando la variedad es sensible.  Las variedades híbridas de tomate suelen tener genes de resistencia a distintas variedades.

¿Cómo prevenir el Fusarium en tomate?

Es una enfermedad difícil de controlar, por lo que es más eficaz aplicar medidas preventivas, como partir de material de plantación en buenas condiciones, el uso de variedades resistentes, agua libre de microorganismos y desinfección de semillas, que evitan los ataques durante la germinación, así como la rotación de cultivos.

Plagas y enfermedades del tomate pdf

Video sobre las plagas del tomate

3 thoughts on “Plagas del tomate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *